Inicio > Nuestro punto de vista > Necesidad de cambio en la ley de Mecenazgo y Patrocinio en España

Necesidad de cambio en la ley de Mecenazgo y Patrocinio en España

En estos últimos meses, no hemos parado de ver noticias, en diferentes medios nacionales, sobre la Ley de Mecenazgo y Patrocinio española: si tiene que actualizarse, si somos los últimos de Europa en cuanto a incentivar esta forma de publicidad, si hay que crear cultura del mecenazgo en nuestro país… pero, ¿qué es lo que está sucediendo y por qué desde distintos colectivos se exige el cambio en la ley actual del Mecenazgo?

En estos últimos años, todos hemos visto como han tenido lugar recortes públicos en casi todos, por no decir todos, los sectores públicos a nivel nacional. Y por supuesto, estos recortes se han notado principalmente en el número de subvenciones públicas para proyectos de diferente índole: cultural, social, deportivo… Hasta ahora, estábamos acostumbrados a que para cualquier evento con un mínimo de profesionalidad, el ayuntamiento en cuestión o comunidad autónoma, apoyaba económicamente para que se pudiese llevar a cabo. Esto hoy día, no es así, con lo que nos lleva a una necesidad de cambio de mentalidad en cuanto a la financiación se refiere. Como algunos profesionales apuntan “es necesaria una mayor aportación de la sociedad civil a la cultura, pero el mecenazgo tardará en implantarse, es un problema cultural”. Pero este cambio depende de todos nosotros, ya seamos personas físicas o jurídicas, el futuro se encuentra en la unión Público-Privada para poder llevar a cabo buenos eventos.

Toda esta situación actual ha llevado a los principales agentes del sector cultural a reclamar una nueva norma que, ante los recortes, facilite la entrada de capital privado. Estamos viviendo un momento único en el que se impone la necesidad de una nueva Ley de Mecenazgo que facilite la entrada de capital privado y un cambio de mentalidad en la joven cultura del patrocinio en España. Si nos comparamos con otros países europeos, vemos que estamos en la cola en cuando a beneficios fiscales se refiere, y ni que decir tiene, si nos comparamos con EEUU.

Actualmente en España tenemos la ley de 2002, que permite a los particulares desgravar hasta un 25% de IRPF de lo aportado a instituciones artísticas; en el caso de las empresas, la parte del impuesto de sociedades devuelta llega hasta el 35%. Los principales agentes coinciden en una reforma de esta ley, pero no al estilo de EEUU, donde determinadas donaciones filantrópicas pueden alcanzar un 100% de desgravación; sino seguir en la línea de modelos europeos como Francia e Inglaterra, donde las cifras se sitúan alrededor del 60% y 70%.

El PP ya propuso a principios del año pasado en la Comisión de Cultura incrementar la deducción en el IRPF de las personas físicas del 25% al 70% de la base en las donaciones y aportaciones del mecenazgo. En el caso de las personas jurídicas, que en el impuesto de sociedades se incremente la base de deducción del 35% al 60%. Estas cantidades podrían aumentar en la nueva propuesta. La idea es pasar de la cultura de la subvención a la de la desgravación sin perder de vista un mercado global de habla hispana de 500 millones de personas.

Estamos viendo como cada vez cierran más salas de cine, como los teatros tienen que reducir sus programaciones por falta de financiación, como es el caso por ejemplo del Liceo de Barcelona que, se plantea ya cancelar dos meses su actividad para ahorrar poco más de dos millones de euros si el recorte en Cultura va en aumento. Con lo que, dada la situación económica en la que nos encontramos, todos deberíamos hacernos la siguiente pregunta:

¿Es posible mantener la misma actividad cultural con los recortes y sin ningún otro estímulo? NO.

A continuación os dejamos un pequeño resumen de las desgravaciones de diferentes países europeos para que podáis compararla con las que actualmente tenemos en España:

          Reino Unido: Tanto las empresas como los particulares se pueden desgravar del impuesto de sociedades o de la declaración de la renta las donaciones dirigidas a financiar actividades artísticas, siempre y cuando esas actividades no tengan como objetivo producir ingresos directos al donante. Sin embargo, esas donaciones solo supusieron el 16% del gasto en arte en el año fiscal 2009-2010, con una inversión privada total de 658 millones de libras (795 millones de euros), según la organización Arts & Business. Del total privado, el 55% llegó de donaciones individuales, el 23% de donaciones de empresas y el resto de trusts y fundaciones.

                 Italia. Empresas y particulares pueden convertirse en mecenas con grandes ventajas fiscales. Llegando a poder deducirse por completo, cuando donen para un fin cultural, la cuota en su declaración de la renta (100%). Si se trata de un patrocinador privado el que hace la donación, ese dinero se descuenta de los ingresos, con lo que no se pagaría impuesto alguno. Si se trata de un particular sus inversiones en cultura cargan con un 19% menos de tasas. Como caso curioso señalar que el Coliseo romano se restaurará gracias a la aportación de un empresario de zapatos (Diego della Valle).

       

       –          Alemania. Tanto las personas físicas como las empresas pueden deducir de los impuestos hasta un 20% de sus donaciones a instituciones o actividades de utilidad pública. Se incluye a las culturales. En el caso de las empresas, podrán deducir sus donaciones como gastos de publicidad cuando obtengan una contrapartida de este tipo a cambio del patrocinio.

–      Francia. Este país, donde tradicionalmente el Estado está muy involucrado en la financiación de la cultura. En 2003 se modificó la Ley de Mecenazgo para así fomentarlo. La nueva ley prevé una reducción del 66% de la suma de la donación en el IRPF en el caso de los particulares, dentro de un límite del 20% de la base imponible. Superado ese margen, el excedente se puede revertir en los cinco años siguientes. En el caso de las empresas, la reducción es del 60% en el impuesto de sociedades dentro de un límite del 0,5% de la facturación sin tasas, y el excedente también se puede revertir en los cinco siguientes ejercicios. En casos particulares, la deducción se dispara al 90%.

Fuente: Elpais.com Información elaborada por Walter Oppenheimer, Lucia Magi, Juan Gómez y Ana Teruel.

Anuncios
  1. 13/12/2012 en 09:49

    No aparecen los enlaces para compartir el post, que tengo que presionar?

    • 13/12/2012 en 10:09

      Hola Amelia, para compartirlo puedes hacerlo a través de Twitter y/o Facebook o por correo electrónico, como aparece más arriba en Share this. Si no, otra opción sería copiar la dirección url y pegarla o enviarla donde te interese.

      ¡Muchas gracias por compartirlo! 🙂

  1. 23/03/2013 en 12:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: